La carretera que nos lleva desde Darwin hacia Alice Springs, en pleno outback australiano, desde donde pensamos ir a visitar el Parque Nacional de Uluru Kata Tjuta, pasa por un territorio desértico con aparentemente nada que hacer.

Pero, si te fijas bien, este desierto está llena de sorpresas: Parques naturales, termas, zonas de marcianos, montañitas como las que haces con la arena de la playa, pero hechas por termitas, viejas gasolineras y hasta una extensa explanada repleta de las conocidas como “Devils Marbles” o “Canicas del diablo”.

En el Devils Marbles Conservation Reserve podrás observar altísimas formaciones de granito de forma redondeada y situadas en una zona de fácil acceso. Se encuentran a unos 100 km al sur de Tennant Creek, una ciudad de los Territorios del Norte que nació como estación del telégrafo y que ahora ofrece diversos servicios a los pasantes. El acceso a los Devils Marbles es gratuito y la zona dispone de un área para caravanas y baños, así como wifi.

 

Estas formaciones rocosas son muy curiosas por su forma redondeada y por la altura que alcanzan. Es extraño encontrarlas en esta extensa superficie, parece como si alguien las colocara allí por casualidad.

En la lengua de la población aborigen Warumuingu se llaman Karu Karu. Y para ellos es un área sagrada, conviritiéndolo en uno de los lugares sagrados más antiguos del mundo.

 

Se puede recorrer un camino por el parque para poder ver desde muy cerquita los Devils Marbles. Nosotros llegamos poco después del amanecer, muy tempranito y la luz era preciosa, de un rojo intenso. Hay unos paneles de información que explican la formación geológica del sitio y los mitos aborígenes relacionados con el «Dreaming time», el tiempo de la creación.

Sin duda es una pausa recomendada en tu viaje entre Darwin y Alice Springs