El pozo de San Patricio

Imagínenese un hoyo profundo 53,13 m y de ancho 13,40m al que se accede a través de dos escaleras de caracol con 243 escalones pero que sorprendentemente no llegan a cruzarse, con 70 ventanales para que entre la luz. Así es el Pozo de San Patricio.

pozo-de-san-patricio

Es una obra construida por Antonio da Sangallo el Joven en el siglo XVI con la intención de alcanzar una vena de agua situada bajo la ciudad de Orvieto. Una fila de asnos podía subir y bajar sin obstaculizar ni entorpecer el trabajo de recoger el agua y permitir a la ciudad sobrevivir ante un posible asedio.

pozo-san-patricio

La idea de construirlo fue de Clemente VII que quiso que la ciudad fuese autosuficiente porque temía a los Lanzichenecchi. Así que llamó a su arquitecto de confianza y Sangallo empezó las obras, aunque terminaría en 1537 cuando el papa ya había muerto.

El pozo al principio se llamaba el Pozo de la Roca, pero surgieron enseguida leyendas debido a lo sugestivo del lugar y a la imagen relacionada a la bajada a los infiernos. En el SXVI era famosa la leyenda del Purgatorio de San Patricio una cueva situada en Irlanda y que según decía bajaba al infierno, pero el que pasara un día y una noche en la cueva obtendría el perdón de sus pecados.

Ahora hay otro refrán sobre el nombre del pozo que dice «ser como el pozo de San Patricio» y que quiere decir «gozar de una riqueza interminable»! Ojalá se cumpla porque la entrada cuesta 5€. 😉

Hay que tener cuidado con los niños y llevarlos de la mano porque los ventanales no tienen protección. Más o menos se tarda 20/25 minutos en bajar y subir.

Cuando salgas, aprovecha para visitar Orvieto que es una hermosa ciudad con su catedral que es una obra maestra de la arquitectura gótica italiana.

orvieto