Hoy paseamos por Pienza, una pequeña ciudad de la Toscana que era considerada como la ciudad “ideal” del Renacimiento.

pienza

Pienza está situada en plena Val d’Orcia, en la región de la Toscana, no lejos de lugares conocidos como Montalcino, Montepulciano, el Monte Amiata o incluso Siena. Está rodeada del paisaje característico de la región en la que nos encontramos: suaves colinas, senderos flanqueados de cipreses, campos con ruedas de heno.

colinastoscanas--nubesviajeras

Sus calles son ordenadas y tienen nombres como via dell’amore, via del bacio, via della fortuna. No es de extrañar que en 1996 Pienza entrara a formar parte de las ciudades Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

viadelamore viadelbacio

Enea Silvo Piccolomini, conocido como Papa Pio II, quiso transformar su pueblo natal en una ciudad utópica, así surgió la ciudad de Pienza. Como era de esperar contó con la ayuda de arquitectos y humanistas de prestigio que consiguieron realizar sus deseos en solo tres años de 1459 a 1462.

La Piazza Pio II o plaza central es el ápice del proyecto. Es una plaza de forma trapezoidal que ayuda a destacar la perspectiva de los edificios que la rodean y la posición central de la Catedral. Existen en Italia solo dos plazas con esta forma, una ésta de Pienza y la otra es la Piazza del Campidoglio en Roma, realizada por Michelangelo. Además tiene otra lectura, la unión entre cielo y tierra, que interesaba al hombre del renacimiento.

En la plaza nos encontramos con los edificios principales de la ciudad:

en el centro la catedral de Santa Maria Assunta o Duomo de Pienza;

duomopienza

a la derecha, la residencia papal o Palazzo Piccolomini;

pozzoepalazzopiccolomini

a la izquierda del Duomo, el Palazzo Borgia, llamado así porque fue donado por el Papa Pio II al cardenal Rodrigo Borgia, que se convertiría en Papa Alessandro VI

comuneepalazzoborgia-nubesviajeras

y enfrente el Palazzo Comunale, que aún hoy sigue siendo el Ayuntamiento de la ciudad.

torrecomune

Llaman la atención los escudos papales que adornan las fachadas.

gatopienza

en una de las esquinas de la plaza, vemos un pozo conocido como “pozzo dei canni” que tiene dos columnas con capiteles y en el que se puede leer “PIUS PP II – MCCCCLXII“. Repartidos por la ciudad hay más pozos.

Y para que no te canses de tanto pasear y visitar edificios ¿por qué no das un salto a alguno de los baños termales que hay por la zona?

Nosotros fuimos a los Bagni di San Filippo. Toda una serie de piscinas naturales con agua caliente que van desde el “Fosso Bianco

bagni

hasta llegar a la conocida como “Ballena Bianca” por su semejanza con la boca del animal y que es una impresionante formación de piedra caliza blanca, todo en pleno bosque. Lo mejor es que son “terme libere” (es decir que se pueden disfrutar gratis todo el año) y accesibles a todos, además  se te quedará una piel de lo más suavecita!! Eso sí, no te olvides de llevar una muda para cambiarte y escarpines, porque resbala.

P60711-121247

Otra maravilla de Pienza es su comida, te aconsejamos probar el sabroso queso local, el pecorino de Pienza y la pasta casera típica llamada “pici” con ragú toscano.

pecorinopienza

Nosotros buscamos un lugar fuera de la ciudad que estuviese más a contacto con la naturaleza, por eso nos decidimos por el Agriturismo La Fonte, que tiene preciosas vistas a las colinas y donde cenamos muy bien.

atardecer