Valencia es una ciudad que siempre nos ha acogido con una sonrisa. Cuando la visitamos nos gusta perdernos por sus calles sintiendo en el aire el pasado histórico que tiene, observando los restos de las poblaciones que se la disputaron.

El Barrio del Carmen, o lo que sería el “casco antiguo” de Valencia, es uno de nuestros preferidos. ¿Sabías que es uno de los barrios medievales más grandes de Europa?

Paseando por su dédalo de calles y plazoletas escondidas, notarás el pasado medieval del barrio. Hoy en día, de las murallas que lo circundaban, solo nos han legado las torres que lo delimitan, las Torres de Serrano y las Torres de Quart. Es fácil imaginar cuando por estas puertas entraban valerosos caballeros o personajes ilustres de la historia.

El Barrio del Carmen es un barrio alegre y joven, óptimo para ir a tapear en alguna de sus terrazas a cualquier momento del día.

Un buen punto para comenzar nuestro paseo por el Barrio del Carmen es la la Plaza de la Reina, donde llama enseguida la atención otra torre, la Torre del Miguelete.

Si te apetece, sube a lo alto para observar las vistas de la ciudad. Está abierta todos los días de la semana, entrada 2€. Los domingos y festivos la entrada es gratuita.

La Catedral o La Seu, consagrada en el año 1238, conserva el Santo Cáliz (del siglo I) en su interior. Es una verdadera joya, rica en muestras de diferentes estilos arquitectónicos y pinturas de valor en su interior.

En una de sus puertas, la puerta de los Apóstoles, se sigue celebrando, cada jueves a las 12.00, el Tribunal de las Aguas ¿sabes qué es? Administra el derecho de aguas en la huerta valenciana. Es considerado Patrmonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde el 2008.

Otra plaza central es la Plaza de la Virgen esta vez heredada de la historia romana de la ciudad y en ella está la Catedral de Santa María, la Basílica de la Virgen de los Desamparados y el Palacio de la Generalidad.  

La Basílica de la Virgen de los Desamparados, del SXVII, puede presumir de ser la única iglesia cuyos cimientos son originales, no aprovechados de otras construcciones. Disfruta observando sus bóvedas decoradas.

Otra joya que te aconsejamos visitar es la “Capilla Sixtina” de Valencia, la iglesia de San Nicolás en la calle Caballeros.

A la hora de comer nos dirigimos al Mercat Central. Es una obra maestra del modernoismo valenciano. Es un mercado enorme, con 1200 puestos donde se mezclan todo tipo de alimentos. Es siempre divertido observar los productos frescos locales y el ambiente animado que hay en este, y en todos los mercados.

Encontrarás incluso comida italiana rica, rica.

Saliendo del Mercado encontramos la Lonja de la Seda de Valencia o Lonja de los Mercaderes. Es otro edifico emblemático de la ciudad que también ha sido declarado, en 1996, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Otro edificio, del SXV, que nos habla de la cultura valenciana es el Museo de la seda. En su interior conserva verdaderos tesoros: mosaicos, frescos, y un archivo rico de libros y pergaminos.

No vemos la hora de poder volver a Valencia y perdernos por las calles del Barrio del Carmen. Y tú, ¿te apuntas?